The Blog

Engineer meeting for architectural project. working with partner

Catastro es el término técnico empleado para designar una serie de registros que muestran esencialmente  la extensión, el valor y la propiedad de la tierra. En términos estrictos, un catastro es un registro de fincas y de valores de la tierra y de los propietarios, que originalmente se compilaba con propósitos de tributación. Sin embargo, en muchos países ya no existe un impuesto sobre la tierra y en la práctica el catastro tiene otras dos finalidades igualmente importantes: facilita la descripción precisa y la identificación de determinadas parcelas y sirve como un registro permanente de derechos sobre la tierra.

En Costa Rica, cada propiedad registrada y titulada tiene un plano catastro, también conocido como, un plan de levantamiento o simplemente planos, los cuales detallan los límites de la propiedad, el tamaño total, la propiedad, el número Folio Real y la fecha en que se registró entre otras cosa, estos  se encuentran archivados  en el Registro Nacional, así como en el municipio en que se encuentra la propiedad.

Gracias a la referencia catastral se sabe con exactitud de qué bien inmueble se trata en los negocios jurídicos (compra-ventas, herencias, donaciones, etc.), no confundiéndose unos bienes con otros. A través de la misma  se proporciona una mayor seguridad jurídica a las personas que realicen contratos relativos a bienes inmuebles, constituyendo una herramienta eficaz de lucha contra el fraude en el sector inmobiliario.

Además, cuando los interesados aporten la referencia catastral del inmueble, quedan liberados de la obligación de realizar la correspondiente declaración ante el Catastro como consecuencia de la adquisición o consolidación de la totalidad de la propiedad de dicho bien, siempre que se haya formalizado en escritura pública o se solicite su inscripción en el Registro de la Propiedad en el plazo de dos meses desde la fecha de transmisión.

Asimismo, la consignación de la referencia catastral en el Registro de la Propiedad facilita la identificación física del inmueble frente a terceros, mejorando así la agilidad y la seguridad de las transacciones inmobiliarias.