The Blog

Costa Rica, es un pequeño país de ingresos medios comprometido con la cobertura sanitaria universal para sus habitantes, generando mejores resultados con menos gastos, razón por la que ha logrado ubicarse en el tercer lugar en cuanto a expectativa de vida del continente americano, tras Canadá y Bermudas, y muy por delante de Estados Unidos.

A medida que la comunidad sanitaria mundial colabora para implementar los  Objetivos de desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, Costa Rica ofrece un modelo a imitar.

En todo el planeta, las enfermedades crónicas están en aumento y las poblaciones envejecen, convirtiendo en una prioridad el acceso universal a una atención asequible.

Los sistemas de salud primaria bien organizados (que ponen énfasis en una atención preventiva y proactiva de enfermedades crónicas, con médicos de familia como el primer punto de contacto) elevan la calidad y reducen la fragmentación del servicio. Hay estudios que muestran que las áreas con mayor densidad de doctores de atención primaria presentan menor mortalidad y mejores indicadores de salud que aquellas con una menor densidad.

En los últimos 20 años, el Departamento de Seguridad Social de Costa Rica ha desarrollado un sistema de atención primaria que llega a, prácticamente, todos los costarricenses. Los proveedores primarios son el primer lugar al que acuden si tienen un problema, ya que ofrecen servicios preventivos y para enfermedades crónicas y agudas.