The Blog

El pasado mes de abril Costa Rica protagonizó por primera vez, el lanzamiento de su primer satélite a la Estación Espacial Internacional (EEI), el cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX despegó desde Cabo Cañaveral, Florida, con el primer satélite centroamericano a bordo.

Se trata del llamado proyecto Irazú, una iniciativa de la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE) y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), con el apoyo de varias empresas patrocinadoras. el proyecto fue bautizado con ese nombre en honor a un volcán costarricense.

Su objetivo será monitorear la fijación de carbono en los bosques del país, también  aspira a transmitir datos de variables ambientales desde áreas protegidas remotas de Costa Rica hasta un centro de visualización de datos en tierra.

Estas mediciones podrían ser usadas para posteriores estudios científicos o para complementar investigaciones ya en curso. El crecimiento de los árboles puede ofrecer alguna información valiosa sobre cuánto carbono es capaz de absorber un bosque, información que -en conjunto con otros datos es muy valiosa para tomar decisiones de conservación y mitigación en la era del cambio climático.

Lo más novedoso de esta misión es que por primera vez se estará midiendo a nivel diario el crecimiento de árboles empleando un dispositivo desarrollado en Costa Rica. En este país centroamericano ya se habían hecho antes estudios de bosques a través de imágenes satelitales.

Tal  iniciativa se había hecho y se hace aún en conjunto con la Universidad de Alberta de la mano del científico costarricense Arturo Sánchez, experto muy reconocido en el tema.

Eso significa que el alcance de la ciencia que puede hacer este nuevo satélite es más modesto y que su aporte, más bien, es abrir camino para que países centroamericanos aprendan y entiendan cómo diseñar, construir y lanzar sus propios satélites al espacio.

Este satélite, representa mucho más que una simple hazaña técnica, y marcará el ingreso del país a un campo reservado de manera exclusiva a las naciones tecnológicamente más avanzadas. Con Irazú,Costa Rica ingresa a la carrera espacial, la cual fue iniciada en los años cincuenta, cuando las superpotencias de la época se lanzaron a la conquista de nuevos mundos, como una manera de presumir su superioridad ideológica y militar.

Para que el lanzamiento de este satélite fuera posible, la ciencia costarricense recibió el apoyo tanto de la Agencia Espacial Japonesa (JAXA) como de la empresa SpaceX. El proyecto además contó con el patrocinio de 900 ciudadanos de todo el mundo que hicieron su aporte a través del sitio Go Fund Me.